(VIII) Qin Shi Huang y el inicio de la China Imperial

En este nuevo capítulo de Gobernantes de la muralla analizaré el proceso histórico y algunas condiciones que permitieron a los Qin, primero vencer a todos los reinos combatientes, y segundo, unificar un imperio colosal. No todo fue coser y cantar durante esos periodos, y tampoco todo fue fair play (juego limpio).

La burocracia manda

Para que los Qin obtuvieran el poder absoluto de los territorios chinos tuvieron que darse muchos factores. Uno de los principales era que contaban con personas ilustres en cada uno de los puestos estratégicos del reino. Por ejemplo, sus generales militares y sus asesores burócratas no tenían comparativa con los de otros reinos combatientes.

Así fue como pudieron utilizar un sistema político más avanzado que el de sus oponentes, y practicar la agricultura de forma masiva, la construcción de armas como lanzas y ballestas, y, gracias a su fertilidad, pudieron contar con secciones del reino dedicadas estrictamente a la cría y reproducción de caballos. Se estima que el 80% de su ejército era caballería.

No hubo juego limpio. ¡No!

Según nos dice la leyenda popular, durante las primaveras y otoños todos los reinos tenían en cuenta unas leyes morales que regían sus luchas. Esas leyes, por ejemplo, impedían atacar al enemigo si este se encontraba en desventaja (cruzando un río, subiendo una montaña de difícil tramo, descansando). Esa conducta de honestidad dentro de la guerra se fue adaptando a los tiempos de los reinos combatientes, donde todos los reinos, menos Qin, la adoptaron como propia.

Y fue ese detalle el que le permitió a Qin consolidarse como el único sobreviviente de las batallas e invasiones. No fue únicamente que contaban con más y mejor ejército, o más recursos. La mayoría de sus batallas ganadas fueron contra enemigos en desventaja, algunos que ni siquiera tenían como defenderse al momento del ataque.

Así fue como los Qin pudieron derrotar a la alianza Hezong (conformada por 6 reinos combatientes) en menos de dos décadas. ¿Estrategia? Sí. ¿Correcto? No. Pero la historia ahí está.

Eliminación de la resistencia

Una vez derrotados todos los reinos, el rey Zheng (conocido luego como Qin Shi Huang) ordenó confiscar todas las armas que originalmente no pertenecieran al ejército del reino de Qin. Todas esas armas, su mayoría metálicas, fueron fundidas y las utilizó para construir estatuas ornamentales en la que sería la última capital del reino de Qin, Xianyang.

En el siguiente capítulo, ahondaremos sobre los principales cambios que hubo en la China Imperial durante la Dinastía Qin. ¿Qué mejoró? ¿Qué novedades? ¿Qué murallas? Todo eso y más.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.