Mito: la Gran Muralla China es visible desde la Luna

Es, tal vez, el mito con más importancia mediática en el mundo occidental. Se ha vuelto casi una afirmación religiosa dentro de la cultura popular de muchos de nosotros, por lo que la aceptación del mito ha sido más por efecto “bola de nieve”, que por conocimiento real de los argumentos.

A pesar de ello, es necesario saber por qué se dice que la gran muralla es visible desde la Luna, y, más aún, conocer si todo eso es cierto, o es un mito falso.

¿Por qué tiene cabida este mito?

En el año 1938, Richard Halliburton publica su libro “El Segundo Libro de las Maravillas”. En aquel libro, cuya publicación sabemos fue mucho antes de la llegada del primer hombre a la Luna, había una sección muy interesante dedicada a la Muralla China, donde el autor afirmaba que la única estructura creada por el hombre que podía verse desde la Luna era esa, la muralla.

¿Cuántas veces había ido a la Luna para verificar si era cierto? ¡Ninguna!

A partir de la década de los años 50, se comenzó a expandir la moda de los juegos de mesa familiares, pero, específicamente hubo un desarrollo de ventas exponencial en la categoría de los juegos de “preguntas y respuestas”. En aproximadamente el 75% de todos los juegos de preguntas y respuestas desde aquellos días hasta la actualidad, la pregunta icónica de la muralla no era cuánto medía, ni cuándo se terminó, si no, ¿Cuál es la construcción humana que puede verse desde la Luna?

La respuesta, por supuesto, era la Gran Muralla China.

¿Es visible desde la Luna?

Consideraciones:

  • Un estudio de profesionales de la física asegura que toda construcción realizada por el hombre se va perdiendo de vista conforme nos alejamos. El límite entre verlo y no verlo, son exactamente las 300 millas de distancia. A partir de esta longitud, es imposible divisar cualquier estructura en el horizonte.
  • Trazando un paralelismo entre el mito de la gran muralla, podríamos decir que sería igual a decir que podemos ver una hebra de cabello humano desde una distancia de dos mil metros. Está de más decir que es imposible.
  • En el año 2003, el primer astronauta chino, Liwei Yang, no pudo distinguir a la Gran Muralla China desde el espacio, afirmando que por más que se enfocó, le fue imposible tan siquiera conocer su ubicación.
  • La Gran Muralla China es muy angosta, y su color tiene la facilidad de mezclarse con el color del ambiente que le rodea. Por esto, sería muchísimo más fácil observar un autopista, cuya anchura es mucho mayor, y cuyo color oscuro es uniforme.
  • La única estructura hecha por los humanos que puede ser visible, no desde la Luna, sino desde la Estación Espacial Internacional (ISS) son las Pirámides de Giza, en Egipto.

En resumen: la muralla china no es visible desde la Luna. Ni siquiera, desde la ISS.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.